La 'jondura' de Casares en un concierto de impacto

 

 

Crítica de Flamenco / Baldomero Pardo | Actualizado 12.07.2016 - 05:00

'Picassares'. Guitarra: Daniel Casares. Cante: Ismael de la Rosa 'Bolita', Kiko Peña y Manuel Peralta. Baile: Sergio Aranda. Violín: Nelson Doblas. Bajo: Néstor Urquía. Percusión: Miguel 'Nene'. Cantante invitada: Dulce Pontes. Fecha: domingo 10 de julio. Lugar: Gran Teatro. Más de media entrada.

Se trata del sexto trabajo discográfico del guitarrista Daniel Casares, estrenado el otoño pasado para homenajear a Pablo Picasso. Picassares es un retorno a sus principios flamencos, con inclusión de temas auxiliado por insignes como Dulce Pontes, Miguel Poveda y otros. Vino a presentarlo dentro del Festival de la Guitarra el pasado domingo en el Gran Teatro. Un concierto con su sonanta, bien respaldado por un grupo donde no faltaron otros instrumentos musicales de nivel y competentes cantaores y bailaor, además de la mediática invitada portuguesa, que aportó su inconfundible canto, también en honor del pintor malagueño.

Su programa dio el juego que era de esperar, pues este esteponero se crió al socaire del flamenco, sin prescindir nunca de él, aunque no dude declarar que le interesan otras muchas músicas del mundo, y si puede las interpreta, decantándose entre ellas y preferentemente por el jazz. Lo inició con una templada malagueña cortita aunque intensa, continuando por fandangos huelvanos y con una fantasía, así como por alegrías, garrotín, tangos y también a base de bulerías de Jerez. Casares fue largo y locuaz aportando sentimientos jondos y con sus dedos haciendo disfrutar al respetable con múltiples rasgueos y arpegios, depurados picados y con un pulgar de infarto, todo a un vertiginoso ritmo sincopado. Se detectó la cuidada ejecución artística de un celoso observador de rigor que no quedará satisfecho si no logra transmitir. Siempre dejando el sello que le aportan su talento y originalidad, quedando identificado como un virtuoso de poder.

Daniel Casares lo confiesa: "Yo no trabajo para conseguir metas, sólo quiero defender bien lo que hago". Y así, aquí en Córdoba, gustando y gustándose, se deslizó con ambición por su repertorio, en el que tuvo su lugar de relumbre también lo compartido con los músicos más eclécticos y a su vez flamencos que le acompañaban, incluyendo a Dulce Pontes, que puso dulzor y fragor con su voz a los hermosos París y el Adagio de Aranjuez del maestro Rodrigo. Un aporte que se sumó a la decantación musical que hemos disfrutado estos días, ya que todos en sus exposiciones artísticas se han manifestado entusiastas seguidores del genio De Lucía.

La guitarra flamenca viene aportando mucho desde hace ya más de medio siglo, y lo que le queda que aportar, dada la pléyade de virtuosos que hay expandida a nivel global, afortunadamente sin parar de dar fruto imponiendo sus singulares sonidos. Con espectáculos como Picassares nunca dejarán de sorprendernos, como ocurrió con la rumba con la que se despidieron. Y el auditorio (no muy concurrido, por cierto), feliz, valorándolos con merecidas muestras de satisfacción.

Fuente: eldiadecordoba.es

 

           

 

 

Tags relacionados

/ / /

 

 

 

 

Fraternal armonía de sentimiento y técnica

 

 

Crítica de Flamenco / FRANCISCO DEL CID | Actualizado 12/07/2016

La joven guitarra flamenca no deja de depararnos alegrías y es en el escaparate de nuestro Festival de Guitarra donde mejor podemos constatar esa irresistible ascensión que la ha posicionado como uno de los más importantes medios de transmisión del sentimiento flamenco.

Daniel Casares está considerado como uno de los valores guitarrísticos más firmes de hoy. Este joven malagueño que ya ha cumplido sus bodas de plata con la guitarra, ofreció un completo concierto en el Gran Teatro de Córdoba donde puso de manifiesto que es un músico con corazón flamenco a la hora de transmitir el rico contenido de su mensaje.

Qué duda cabe que sin su soberbia técnica, de la que no apreciamos ninguna fisura que pudiera distorsionar su mensaje, este no habría podido calar en un auditorio entregado por la interpretación de los temas que nos regaló. En todo momento, la fraternal armonía de sentimiento y técnica, diluyó el argumento de que hoy el apabullante recorrido del diapasón viene a obviar con frecuencia la esencialidad que define al flamenco.

Daniel Casares rinde homenaje en este trabajo a su paisano Pablo Picasso, para lo cual interpretó algunos de los toques clásicos como la malagueña con la que abrió su actuación. Un buen comienzo que abrió la puerta a ese incontenible torrente musical del resto de su repertorio ayudado por su conjuntado elenco en el que los fandangos, alegrías, garrotín, tangos, bulerías y rumba estaban animados por la fuerza y la sutileza de su toque, atrapándonos en una envolvente atmósfera de sonidos, creatividad y depurado tecnicismo. La versatilidad de su propuesta quedó fielmente reflejada en el acompañamiento de la cantante portuguesa Dulce Pontes, artista invitada que nos regaló un par de piezas que nos supo a poco. El sentimiento del saudade portugués y el de la guitarra flamenca hermanados como prueba de la universalidad de las músicas de esta geografía tan cercana la una de la otra.

Fuente: diariocordoba.com

 

           

 

 

Tags relacionados

/ / /

 

 

 

 

«Quizá gracias a Picasso he encontrado mi lado más flamenco»

 

Foto: Nicolò Guasti. Daniel Casares.

Luis Miranda - abccordoba / Córdoba - 06/07/2016 22:31h - Actualizado: 07/07/2016 08:06h.


Daniel Casares era una de las estrellas flamencas de este Festival de la Guitarra, pero ayer su nombre empezó a sonar más de la cuenta: le habían invitado a tocar para el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en su próxima visita a España: «Nos avisaron y nos dijeron de que es algo que le quieren ofrecer a él, y estamos un poco a la espera. Sin duda alguna, nada más que el hecho de que hayan pensado para mí para ofrecerle ese regalo es una maravilla. Entiendo que pueda no darse, pero si se diera sería para este sábado».

El título de su disco «Picassares» rinde homenaje al pintor malagueño, y aunque no se define como un entendido en cultura ni gran conocedor de su obra, siente una gran afinidad por el artista, hasta el punto que quiere «ponerle música a las sensaciones que su obra provoca» en él.

Se ha tomado su tiempo para poder poder conseguir lo que quería, que en un principio era «cubismo musical», pero la falta de sentido que veía le hizo cambiar el estilo a algo más simple pero con un contenido claro: «Quizá gracias a Picasso he encontrado mi lado más flamenco».

Toca para todos porque el flamenco, dice, «es universal, lo entienden en todos los lugares del mundo y tiene mucha fuerza y pegada». Reconoce haber visto a gente de otros países llorar con su música por su poder, porque es el potencial que tiene el flamenco. Define al guitarrista como solitario cuyo trabajo necesita constancia y buen estado: «En mi caso necesito estar muy bien físicamente». Y si algo tiene la música para él, es aprendizaje a la vez que improvisación.

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Sevilla.abc.es

 

           

 

 

Tags relacionados

/ /

 

 

 

 

Obama pide al guitarrista malagueño Daniel Casares que toque para él

 

Foto: Nicòlo Guasti

EUROPA PRESS | córdoba |DIARIO SUR - 6 julio 201619:33

 

La Embajada de Estados Unidos ha contactado con el productor de Casares, "para saber sobre su disponibilidad para ofrecer un concierto ante el presidente en Sevilla".

El guitarrista malagueño Daniel Casares, que el próximo domingo presentará en el Festival de la Guitarra de Córdoba su nuevo disco, 'Picassares', podría ofrecer el día anterior, en Sevilla, un avance de dicho concierto al presidente de Estados Unidos, Barak Obama, durante su visita oficial a dicha ciudad andaluza.

De hecho, según han informado a Europa Press fuentes cercanas al guitarrista, que este miércoles está promocionando en la capital cordobesa su disco y su próximo concierto en el Gran Teatro de Córdoba, "la Embajada de Estados Unidos contactó con el productor" de Casares, "para saber sobre su disponibilidad para ofrecer un concierto ante Obama en Sevilla" este próximo sábado.

En cualquier caso, las mismas fuentes han precisado que todavía no se ha confirmado la actuación en sí, ni los detalles de la misma en la capital hispalense, con motivo de la visita a Sevilla del presidente estadounidense, aunque el guitarrista ya tiene claro que, llegado el caso, interpretará temas de su último disco, si bien, al ser preguntado en Canal Sur Televisión sobre qué podría interpretar para Obama, Casares, como respuesta, ha tocado unos compases del himno de Andalucía.

Casares, de 36 años, no solo es uno los guitarristas españoles con más proyección, pues ha estado presentando su nuevo disco en ciudades como Londres (Reino Unido) o Nueva York (Estados Unidos), siendo además el guitarrista que acompaña ahora a Miguel Poveda en las giras, sino que será el encargado de cerrar el apartado de guitarra flamenca en el Festival de la Guitarra de Córdoba este próximo domingo.

En este trabajo el guitarrista ofrece su personal interpretación de pasajes de la vida de Pablo Picasso

'Picassares' es una propuesta fresca y evocadora que rinde tributo al homónimo pintor malagueño y para la que, en el concierto del próximo domingo en Córdoba, Casares contará con la colaboración de la cantante Dulce Pontes, quien ha colaborado también en el disco junto a otros artistas, como el cantaor Miguel Poveda, el contrabajista israelí Adam Ben Ezra o el poeta Antonio Martínez Ares, entre otros.

En este trabajo el guitarrista ofrece su personal interpretación de pasajes de la vida de Pablo Picasso, quien fuera un enamorado del flamenco y por quien Daniel Casares siente una gran admiración. Así, los diez temas que componen la propuesta proponen un viaje desde el nacimiento del pintor, con la malagueña 'Málaga a su muerte', el tema 'París', pasando por figuras o movimientos que marcaron su obra, como 'El Minotauro', representado en este caso por un fandango, o el cubismo, que toma forma de bulería.

'Picassares', el sexto disco en la carrera musical del artista, es también una vuelta a la esencia más flamenca de Casares, uno de los niños prodigios de la guitarra flamenca, ganador con solo 26 años del prestigioso Bordón Minero del Festival de Las Minas de la Unión, siendo el más joven en conseguirlo.

A sus 36 años, Casares ha cumplido ya sus bodas de plata en la música, teniendo la suerte en sus inicios de acompañar al cantaor Juanito Valderrama, de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento. También ha participado en multitud de proyectos, siendo premiado por la crítica neoyorquina como músico revelación en 2004.

Entre los incontables artistas con los que ha colaborado se encuentran Pasión Vega, Antonio Orozco, José Mercé, Noa o Alejandro Sanz, quien incluso fue editor de su quinto álbum 'Ladrón del Agua'. En la actualidad, además de estar presente en los principales festivales internacionales con sus propuestas, acompaña a Miguel Poveda y Dulce Pontes en los directos.
 

Fuente: Diariosur.es


           

 

 

Tags relacionados

/ /

 

 

 

 

"Yo no trabajo para conseguir metas, sólo quiero defender bien lo que hago"

 

Foto: Nicolò Guasti. Daniel Casares.

Pablo Bujalance / Malaga Hoy / 19/02/2016 - 08.25h


El músico malagueño acaba de lanzar su último disco, 'Picassares', nuevo encuentro con el genio que incluye colaboraciones de Miguel Poveda, Dulce Pontes y Lulo Pérez, entre otros.

No incurre en exageración quien afirma que Daniel Casares (Estepona, 1980) es el músico malagueño de mayor proyección internacional; pero donde no caben dudas es a la hora de afirmar que sus manos contienen uno de los valores más firmes de la guitarra flamenca en el presente, capaz de abrir nuevos caminos al instrumento con la misma autoridad de sus predecesores. Después de abordar la figura y la obra de Pablo Picasso desde las seis cuerdas en proyectos como Guernica 75, Casares culmina ahora esta aproximación con su nuevo disco, Picassares, recién salido a la venta con las colaboraciones de Miguel Poveda, Dulce Pontes, Adam Ben Ezra y Lulo Pérez entre otros. Entre sus proyectos figura la próxima grabación de otro álbum con Toquinho, el astro de la música popular brasileña, con quien ya ofreció varios conciertos el año pasado al otro lado del charco. Los primeros teatros del mundo saben de su hondura, pero Casares habla de su oficio con claridad ejemplar.

-¿Este Picassares es una culminación o una síntesis de su empeño musical puesto en Picasso?

-Es más bien una conclusión y también un cierre a esta etapa picassiana, aunque ahora toca defenderlo. Pero llevo trabajando con Picasso desde 2010 y él va a estar siempre conmigo, inevitablemente: el reto de poner música a las emociones que Picasso suscita en mí me ha hecho conocerme, encontrarme como compositor en el estudio, probando y corrigiendo cosas, ahondando en mis posibilidades. Ha sido una gran ayuda a nivel artístico y personal.

-En proyectos como Guernica 75 parecía trasladar a la música la reinvención que Picasso acometió de la forma plástica con armonías complejas, al límite del tono. ¿Ha sacado algo en claro con Picassares en este sentido?

-Ése era el primer enfoque. Uno empieza a pensar en música cubista y sigue adelante, pero llega un momento en que te vuelves loco. Al final, sin ser un experto en arte ni nada parecido, pero indagando en su vida y en su obra, he llegado a la conclusión de que Picasso no es tan raro como parece. Más aún, sus mensajes son siempre muy claros. El Guernica, por muy extraño que pueda parecer, es un alegato muy directo por la paz. De modo que me vi en la duda de escoger entre el continente y el contenido, y opté por el contenido. Picassares es musicalmente muy libre, cambia algunas estructuras clásicas del flamenco de forma deliberada; pero ya no es nada extraño, no suena tan raro. Durante muchos años, como dices, me rompí la cabeza mientras componía buscando lo menos evidente, transportándolo todo, sin dejar nada en su sitio. Pero no había ahí un mensaje. Escuchaba toda esa música y sentía que no decía nada, faltaba contenido. Entendí que no había que buscar lo raro por lo raro, sino abrir las puertas a decir algo. Y a menudo la transparencia es la mejor opción. Ahora sí creo que Picassares dice cosas de forma clara.
 

Daniel Casares (Estepona, 1980), en la redacción de 'Málaga Hoy', antes de la entrevista.

 

-¿Le resultó complicado reunir las colaboraciones del disco?

-Ha sido todo muy fácil. En realidad, como todo lo referente a la producción de este álbum. Siempre he hecho todos mis trabajos en plazos muy limitados, con mucha presión. Aquí decidí liberarme de esto: he estado un año y medio, casi dos años, metido en el estudio a mi aire. Coincidieron algunas cosas, como La luna de Alejandra, mi proyecto sinfónico con la Orquesta Filarmónica de Málaga; y entonces, simplemente, paré el proyecto durante ocho meses y estuve dedicado a lo otro, sin ningún problema. Después volví y lo recuperé por donde lo había empezado, pero con la misma calma, en total libertad. Con las colaboraciones ha pasado lo mismo: uno siempre busca músicos de cierta relevancia a los que invitar, y eso requiere un trabajo no pequeño. Pero cuando me metí en el estudio para hacer Picassares no quería saber nada de colaboraciones. Si habrían de estar, ya saldrían. Pues bien, ha sido mi disco con más colaboradores, y con gente reconocida internacionalmente; pero en ningún caso he levantado el teléfono. Todo se ha ido dando. Con Dulce Pontes, por ejemplo, trabajé en una gira; una vez le toqué algo que había compuesto y ella me dijo de inmediato que quería cantarlo. Como no tenía letra, se la pedí a Antonio Martínez Ares. Así de sencillo. Lo mismo que Lulo Pérez, que entró cuando el disco ya estaba terminado, listo para la masterización, y casi hubo que buscarle a toda prisa una trompeta. El tema con Miguel Poveda, Prefiero amar, estaba ya en un disco de homenaje a Luis Eduardo Aute. Y fue Poveda quien me sugirió que lo incluyera en el álbum, y lo hice, aunque se saliera de la temática picassiana.

-¿Tiene la sensación de haber llegado a alguna parte, de que está recogiendo ahora los frutos de muchos años de trabajo?

-Te seré sincero: yo no trabajo para conseguir cosas. No me encierro en mi estudio para lograr no sé qué. Si tengo alguna lucha, es conmigo mismo. Me gusta subir al escenario y hacer disfrutar a la gente, aunque uno no salga contento nunca por una cuestión de exigencia. Lo que quiero es poder defender bien lo que hago, pero no para que me den trofeos. Tocar en el Carnegie Hall de Nueva York es un sueño para cualquier músico. Bien, yo he tocado en el Carnegie Hall dos veces. Y fue fantástico. Pero ahora ¿qué hago? ¿Colgar la guitarra? ¿Se supone que he llegado a alguna meta? No, yo trabajo para mí y para mi público, procurando hacerlo cada día una mijita mejor. Sigo adelante. Eso es todo.

-Aunque ésta parezca una pregunta estúpida, ¿cómo se lleva con la guitarra?

-No, no es una pregunta estúpida. No sé tocar todos los instrumentos, pero sí te digo que la guitarra es el más ingrato de todos. Hay una lucha diaria. Si me pego un día entero viajando y no cojo la guitarra hasta el día siguiente, me parece que ha pasado un mes. De alguna forma, te regaña. Los guitarristas somos muy paranoicos, son muchas notas y hay que darlas todas muy limpitas. Queremos tocar de una forma que sólo existe en nuestra cabeza, y no llegar a eso es una frustración constante. Por eso tenemos a menudo miedo de escucharnos. Paco de Lucía era un guitarrista perfecto, pero hablaba igual de sí mismo. Ahora, sin embargo, te confieso que vivo un momento más tranquilo. Hago una apología de la posibilidad de disfrutar con lo que somos y con lo que hacemos. Porque la tensión no te vale para nada al día siguiente.

-A su edad ha tocado ya palos y formatos muy distintos, sinfónicos, puros y mestizos. ¿Considera que los guitarristas de su generación están obligados a demostrar más después de que los de la generación anterior, con Paco de Lucía al frente, llevaran la guitarra flamenca a todas partes?

-A ver, hay una diversidad grande de lenguajes personales. Si nos escuchas a Dani Morón y a mí, que somos de la misma edad, encuentras dos lenguajes distintos. Lo que sí sé es que si Paco de Lucía no hubiera tocado el Concierto de Aranjuez y Manolo Sanlúcar no hubiera hecho sus obras sinfónicas yo, cuanto menos, habría tardado mucho más tiempo en hacer algo sinfónico. A lo mejor lo habría terminado haciendo por pesado, pero con más edad. Si lo he hecho ya es porque ellos lo hicieron antes, porque esa puerta ya estaba abierta. Por no hablar de Sabicas.

-Cite usted sus guitarristas no flamencos predilectos.

-Pat Metheny y Toquinho. Y Marcus Tardelli, un guitarrista clásico brasileño. Es un genio. Tuve ocasión de cenar con él y comprobé que es igual de paranoico que yo.

 

Fuente: malagahoy

 

           

 

 

Tags relacionados

/ /

 

 

 

 

2015. Un año de encuentros, sensaciones y éxito.

 

Foto: Milovan llíc

GreenCowMusic / Daniel Casares - 26.01.2016 | 13:23

 

2015 se ha convertido un año destacado en la vida del músico, compositor y guitarrista Daniel Casares.

Destacado porque aglomera un sin fin de ideas y proyectos que ha ido desarrollando y que con cierta magia, la magia del trabajo, se han ido entrelazando.

Daniel Casares se mantiene eufórico y aprovecha para seguir trabajando, "cualquier momento es aprovechable para ahondar en los sentimientos y éstos aporten sentido a las creaciones, la euforia y la alegría, evidentemente también", comenta el artista. Y es que su actividad se refuerza y coge énfasis, proyectando el minucioso esfuerzo que susurrando esperaba su momento.

 

Picassares. Nuevo disco

El 2015 perfectamente destacará por el lanzamiento de su nuevo disco, el 6º, "Picassares", homenaje al maestro Picasso, que nace de la necesidad de dar formato físico al proyecto "Guernica 75", de musicalizar la obra.

Picassares es un proyecto refinado, que da a luz en vísperas del 2016. Con participaciones de lujo, artistas como Miguel Poveda, Dulce Pontes, Adam Ben Ezra, Rubio de Pruna, Lulo Pérez,... y otros muchos. Colaboraciones que comienzan en ese momento y que parecen llevar un mismo destino, colaborando activamente con Dulce Pontes y Miguel Poveda.

 

Daniel Casares Sinfónico

Este mismo año aparece Daniel Casares Sinfónico, donde interpreta El Concierto de Aranjuez por motivo de su 75 aniversario. También se adentra en sus dotes compositivas y crea “La Luna de Alejandra” concierto para guitarra y orquesta, que comienza su andadura con la Orquesta Filarmónica de Málaga, bajo la dirección de José Miguel Évora.

Daniel Casares explica que en la música, todo es posible, y que el flamenco y su principal instrumento, la guitarra, tiene cabida aportando riqueza a cualquier pieza musical.

 

Gira Brasil

A destacar, la gira que realiza en Brasil, que presta la oportunidad de conocer y compartir momentos musicales con Toquinho, encuentro que desembocará en la realización de un nuevo disco que fusionen el flamenco y la música brasileña.

Comparte su música con otros artistas reconocidos del país, realiza masterclass, presenta su nuevo disco Picassares e interpreta el Concierto de Aranjuez en la Iglesia de la Candelaria de Río de Janeiro junto a la Orquesta Sinfónica Brasileña Cesgranrio, encargado de abrir el MIMO Festival, el mayor evento de música instrumental de Brasil.

 

Loco Strings

Del encuentro "casual" entre instrumentistas, nace la idea de fusionar dos instrumentos de cuerda en un proyecto llamado "Loco Strings" donde Daniel Casares con su guitarra y el reconocido contrabajista Adam Ben Ezra suman intereses y esfuerzos para fusionar sus sonidos. En Febrero y Marzo del nuevo año tiene cita en Madrid, Londres y New York.

 

 

Un 2015, donde después de un largo y silencioso trabajo parezca ahora sólo conste, en marchar, de salto en salto, de oca en oca,... y tiro porque me toca.
 

Fuente: GreenCowMusic

 

Galeria:

............................................

 

 

 

           

Tags relacionados

/